Ciclos tecnológicos que deben cumplirse. Adiós y gracias Messenger

miércoles, 10 de abril de 2013

Con el cierre de Messenger, se cierra simbólicamente un período, los años de arranque del internet más comercial, el que comenzaba a centrarse en conectarnos a todos. Aquellas ventanas del Messenger con conversaciones cargadas de iconos, de fotos enviadas y las conversaciones en grupo.

Ayer cerró definitivamente, y me ha salido la nostalgia con aires geeks, pero no tenía ningún sentido, cuando los chats abundan en cientos de redes, aplicaciones y el Whatsapp o Line son parte ya de la cultura social.

Me gustaría saber ¿qué número de usuarios activos seguía teniendo?

Vuelvo a la reflexión sobre los servicios que hay que matar para dar paso a otros y tengo, al menos, una conclusión: los ciclos deben cumplirse. Prolongar la vida de un programa o servicio, a veces es peor, es dejarlo agonizar sin demasiado sentido cuando hay muchos otros que lo superan con creces o tienen el potencial para hacerlo. Me viene a la cabeza Google Reader, es este su caso? Su ciclo se ha cumplido y es hora de pasar página y dejar hueco a otros? Este pastel es tran grande que querer abarcarlo todo es, cuanto menos, una imprudencia.

Dos cosas: la primera, gracias Messenger por tantísimas horas de conversación. La segunda, los ciclos tecnológicos, como en la vida en general, son necesarios para dejar paso a lo nuevo y cerrar etapas, que es la única forma de avanzar. Y aquí lo que queremos es seguir avanzando.

0 comentarios:

Publicar un comentario