El golpe bajo de Google, ¿hasta dónde llega el compromiso con sus usuarios?

jueves, 14 de marzo de 2013

Siendo una fiel usuaria de casi todos los servicios de Google, la decisión de cerrar Google Reader me ha dolido, y mucho, pero no soy la única. Este cierre ha tocado a los usuarios como algo personal, puede sonar exagerado, pero Reader es una de las herramientas más usadas del gigante que ha muerto por el simple abandono. Google está en un punto en el que prefiere dejar de lado ciertos servicios (mi querido Picnik) que tienen demanda y centrarse en ganar presencia social a través del infumable Google +, servicio que nos quieren meter con calzador a toda costa y así no funciona. Una integración forzada no funciona.

Es cierto que los lectores de RSS no han innovado ni ofrecido servicios realmente novedosos, salvando casos como Flipboard, Pulse o Zite, que son más bien aplicaciones complementarias y el caso de Google Reader no es diferente a otros lectores, ha permanecido prácticamente igual desde que se lanzó, pero en esta sencillez radica su éxito. Es cierto que podría haber mejorado bastante y desde Genbeta comparten algunas ideas de mejora que faltaron. Aún así, es un servicio querido, valorado y sobre todo de excepcional ayuda a nivel profesional, no olvidemos que es no es una herramienta sólo de ocio, la mayoría lo hemos utilizado en el terreno laboral, de aquí viene el gran drama.

Llega la reflexión, ¿hasta dónde debe comprometerse Google con sus usuarios y no eliminar sin más un servicio que tantos utilizamos? Parece que caerán en saco roto todas la peticiones para que no se cierre, incluso con el claro deseo de muchos usuarios por utilizarlo como servicio de pago, la mentalidad está cambiando y el pago por un buen servicio ya está interiorizado, pero mucho me temo que Google no quiere éste modelo de negocio.

El gran problema con el cierre de Reader, es que va más allá del servicio en si, se trata de confianza. Google ha tocado el corazoncito de muchos usuarios a los que nos está haciendo sentir ignorados con ésta decisión. Entiendo que investiga nuevos proyectos y desarrolla ideas geniales a las que dedicar tiempo y presupuesto pero creo que debe ser consciente que ha de seguir la línea de demanda de sus usuarios. Una buena nota de atención para muchas otras empresas.

Querido Google, ésto ya no son negocios, es personal.


¿Qué nos espera? Probablemente, superado el duelo, veamos la parte positiva con la llegada de nuevas empresas que empiezan a ocupar este espacio y tal vez llegue el momento en el que los lectores de RSS innoven y nos ofrezcan muchas mejoras que hace tiempo deberíamos tener.

Por ahora, os recomiendo tres servicios como alternativa: Feedly, The Old Reader y Taptu, las tres opciones permiten exportar tu contenido de Google Reader.

0 comentarios:

Publicar un comentario