La era del todo gratis se acaba

miércoles, 11 de mayo de 2011
Al leer esta pregunta que lanzaron desde Genbeta:

¿Aceptarías perder un poco de privacidad por obtener más funcionalidades?

Me doy cuenta de que nos estamos acercando al fin del todo gratis en internet. Vamos a tener que empezar a pagar de una forma u otra. Algunos servicios nos cobrarán con nuestros datos personales, otros con el envio de publicidad, otros serán Premium. Hay que ir cambiando el chip.

En este caso, la gran ventaja será visible: los usuarios obtendremos contenidos y servicios de mayor calidad. Y las empresas una forma de supervivencia y obtención de beneficios.

El último gran ejemplo es el lanzamiento de Youtube Movies un servicio de alquiler de películas por streaming. Youtube ha firmado un acuerdo con las grandes distribuidoras en EEUU (Universal, Sony o Warner) que conforman una alianza seria.

Los precios de los estrenos, será de 4$ para un alquiler que podemos consumir en 30 días, aunque solo podremos verlo en las 24 horas posteriores al inicio de la reproducción.

También Google sorprende con Movie Rentals, su nuevo servicio de ofertas de alquiler de películas en el Android Market por hasta 2$ por película, con la misma filosofía: 30 días para verla y 24 horas para terminarla una vez la hayamos empezado a ver.

En la música ocurre con Spotify y su supresión de ventajas para las cuentas gratuitas, pero lo que ha conseguido es que muchos, me incluyo, decidamos pasarnos al Premium y pagar una cantidad más que razonable por un servicio que sin duda lo merece.

Mientras que un campo especialmente complicado es el de "contenido informativo". Son muchos los periódicos que plantean un sistema Premium por sus contenidos y versiones online de las ediciones en papel, el ejemplo más cercano es Orbyt de El Mundo.

Sea como sea, avanzamos hacia el terreno del pago por calidad. Muchos optarán por reducir el consumo, buscar y migrar a otras opciones, lo cual también favorecera la aparición de nuevas empresas que ofrezcan servicios gratuitos.

Las empresas van a tener que ponerse las pilas para que los usuarios respondamos positivamente a la pregunta clave:

¿La versión de pago me ofrece ventajas que realmente me van a resultar útiles o necesarias?


Punto de inflexión en la gratuidad en internet. La era de la calidad pagada llega en pequeñas dosis, pero suficientes para que estemos atentos y nos preparemos para el cambio.

0 comentarios:

Publicar un comentario