Si persigues un sueño, persigues un sueño

jueves, 7 de abril de 2011

Me encantan las historias donde la gente se salta las normas y convenciones. Donde no hay obstáculos, puertas cerradas o "nos" que hagan cambiar el rumbo. Y da igual que todos piensen lo contrario, porque si persigues un sueño, persigues un sueño.

Por eso me ha encantado la historia de Regina Mayer y su vaca Luna. Suena a broma, pero es tal cual: como sus padres no le compraron una caballo, su sueño era hacer equitación, pues decidió invertir su tiempo y esfuerzos por convertir a su vaca Luna en lo más parecido a un caballo. Y ahora monta con ella por los campos de Alemania y lo más sorprendente es que incluso le ha enseñado a saltar vallas.

Genial!

Aquí la historia completa.

0 comentarios:

Publicar un comentario